FESTIVAL DE SITGES 2011: Último día

Y llegamos al cierre de este Festival de Sitges 2011:
El sábado por la mañana comenzó con la Sesión Sorpresa, una proyección de la que en principio no se conoce el título hasta que comienza. En esta edición la seleccionada tras muchos rumores fue Killer Joe, de William Friedkin. Una película que combinaba el cine negro con un humor muy oscuro. Típica historia en la que se organiza un asesinato para cobrar una herencia, en la que los interesados son una familia de paletos y el ejecutor un sorprendete Matthew McConaughey. Como es de esperar, las cosas no salen según lo previsto y todo se descontrola. Violencia, sarcasmo y una turbadora niña de doce años que será el centro. Mención especial para la imborrable escena de la pata de pollo, nunca volveré a ver un KFC sin que me venga a la mente ese momento.
Ya puestos a tono, le siguió Drive, avalada por las buenas críticas en festivales como Cannes o San Sebastián, me encontré con una de las películas que más me han gustado, ya no sólo en el Festival, sino en lo que va de año. Ryan Gosling se pone en la piel de este conductor que trabaja como mecánico y especialista en películas de Hollywood. Una chica y un robo desestabilizarán la vida de este héroe arrastrándolo en una espiral de violencia, amor y carreras frenéticas. Una película magnífica, dirigida con nervio, hermosa en muchos de sus planos, con imágenes icónicas (esa cazadora), una magnífica banda sonora y con uno de esos protagonistas parco en palabras, pero sobrado en carisma. Una pequeña joya de este 2011. Al sublime Ryan Gosling le acompañanan la omnipresente Carey Mulligan, Bryan Cranston (Breaking Bad) y la pelirroja Christina Hendricks (Mad Men). Desde ya el estreno del año, no os la podéis perder.

Tras un pequeño descanso para comer y prepararme para el maratón non-stop con el que despediría Sitges, llegó desde Noruega, TrollHunter. De nuevo falso documental, pero en este caso repleto de autoconsciencia y humor. Unos jovenes reporteros persiguen a un hombre al que creen cazador furtivo, en una de sus expediciones descubren que no son osos lo que caza, sino trolls que viven en los bosques de Noruega. Su función es la de exterminarlos y ocultar su existencia a ojos del mundo. En esta película, la comedia surge de la seriedad con la que te cuentan lo que sucede, tratando con rigor científico cosas tan absurdas como los análisis de sangre a los trolls o sus diferentes tipologías. Los efectos especiales merecen una mención ya que resultan convincentes y completamente a favor de la historia. Una rareza muy recomendable. 
Tatsumi, premiada como mejor película de animación en Sitges, nos cuentan la historia de Yoshihiro Tatsumi creador del gekiga. Alternando biografía con algunas de sus historias cortas, conocemos a un hombre amante de su profesión, con una visión tremendista y oscura de la vida. Relatos desgarradores combinados con la búsqueda de uno mismo, todo ello con una animación que recrea el estilo anticuado, a nuestros ojos, de este mangaka. 
La Cosa (The Thing) película que clausuraba el festival, sobre una expedición científica que encuentra a una criatura extraterrestre en el hielo, funcionó mejor de lo que cabía esperar. Este remake disfrazado de precuela nos cuenta lo mismo que ya hemos visto en el film de John Carpenter. Pero en vez de jugar con la paranoia de los científicos que pueden haber sido suplantados por La Cosa, a mitad de la película esta toma otros derroteros dejando lugar a la acción y al survival acompañándolo de una criatura ya nada insinuada y de un diseño impactante. En su último tramo termina recordándonos a Aliens (Aliens: El regreso), con esa protagonista cargada con un lanzallamas a la busca y captura del bicho. La Cosa (The Thing) resulta entretenida y cuenta con el plus de atar cabos con la película conocida por todos.
El último maratón comenzó con Killer Joe, por lo que me salí a tomar el aire y volver a entrar cuando empezó Juan de los muertos. Resumiendo, vendría a ser un Shaun of the dead (Zombies Party) cubano. Una epidemia zombie llega a la Habana y Juan y un grupo de amigos deciden montar un negocio para ayudar a sus habitantes a librarse de estas criaturas. Divertida y curiosamente entrañable. Te deja una sonrisa en la cara e incluso arranca algunas carcajadas. Nada mal para ser una comedia zombi.
La última película del festival fue Lobos de Arga. Estupenda para terminar, sobre todo teniendo en cuenta que ya eran las cinco y media de la mañana. Esta película española en la que nos encontramos a gente como Carlos Areces, Gorka Otxoa o Secun de la Rosa, es una mezcla de comedia y terror de serie B, en la que un pueblo de la España profunda busca librarse de una maldición que les concierne. Divertida cuando tiene que serlo y sorprendentemente bien llevada en sus momentos de tensión. Con momentos de retorcerme en el asiento por las carcajadas y otros en los que di algún que otro bote. Una combinación difícil, pero en este caso muy bien conseguida. Una comedia de terror a reivindicar. 

Y hasta aquí ha dado de si este Festival. Como ya dije, si está en mi mano repito el año que viene. Las películas fueron variadas y lo mismo diría de su calidad. Quizás no habría que decir lo mismo sobre los cortometrajes, pecando muchos de ellos de largos y de guiones descuidados que parecían buscar más el lucimiento técnico que la intención de contar algo interesante. Sitges 2011 ha sido toda una experiencia cinéfila y ahora sólo queda empezar a tachar los días hasta Sitges 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s